13. La función del obrador de milagros – parte 1 (Cap. 2)

Click para escuchar en Spotify

Previo a practicar nuestra mentalidad disruptiva, creativa o milagrosa, es importante comprender el miedo que tenemos a liberarnos y el miedo que puede tener el que recibe el milagro a liberarse. Se cree en este mundo que la liberación es temerosa y riesgosa, ya que pensamos que el cuerpo se puede dañar a si mismo, al igual que la mente. Pero no, el cuerpo no puede crear y la mente por más que cree ilusiones de daño jamás puede dañarnos realmente, ya que somos espíritu.

Es por eso que el milagro, o pensamiento sanador, actúa en el único nivel de creación, la mente. Ya que como dijimos el cuerpo no puede crear y el espíritu ya es todo.

Por eso el cuerpo no comete errores ni aciertos y lo usamos como una herramienta de experimentación en la triada espíritu-mente-cuerpo.

Usar la mente para el espíritu

El curso de milagros o UCDM dice que la magia, o mal uso de la mente, es el hecho de usar agentes externos como medicamentos físicos para curar. Pero que, si se tiene miedo a usar la mente para curar, puede ser necesario por un tiempo usar esa magia a fin de disminuir el miedo en ti, y mientras tanto ir soltando el miedo para luego sí poder usar la mente para el espíritu, para los milagros. Como aquella niña que aprende a andar en bici, ya sabemos su potencial como ciclista pero al principio usa rueditas que la ayudan a ganar confianza para luego desprenderse de ellas.

Crear milagros, es muestra de una mente que ya viene sanandose a sí misma de la falsa percepción de que lo externo no es su creación, asumiendo que lo que ve es expresión de su forma de pensar.

Es importante no menospreciar al que recibe milagros ni agrandar al que los da, y obviamente no es importante que el recibe este en su mente milagrosa o que esté listo o pueda comprenderlo previamente, de hecho por eso necesita sanación.

El obrador de milagros no es perfecto

El que da el milagro si tiene que estar en su mente recta, ausente de miedo o en presencia, para dar el milagro, pero solo en el momento del suceso, no todo el tiempo. De hecho, el obrador de milagros no es perfecto y está también sanandose a sí mismo, solo que ha alcanzado una limpieza más profunda de su mente y ha entrado en contacto más directo con la fuente universal.

No debemos preocuparnos por la preparación, ya que el ego nos puede engañar, pero si confiar que si estás ahí es o que podes hacerlo. Es mucho más simple, natural y hermoso de lo que imaginas. Es el universo canalizando energía a través tuyo, que no solo sana a otros, sino que te sana a ti mismo.

*Continuamos en el episodio 14 con la parte 2.

Por último, quiero agradecer tu valoración y comentario en iTunes (Apple Podcast), o en cualquier medio en el que nos escuches.

Hasta la próxima!

Deja una respuesta

¿Quieres aportar consciencia?

Gracias al sistema de confianza compartimos todos los contenidos de forma libre.
Tienes la posibilidad de aportar lo que tu sientas para co-crear juntos estos maravillosos mensajes de despertar y así acompañar a más personas alrededor del mundo.